Sobre mí

Soy fotógrafo, y ser fotógrafo para mi es más que una profesión; es una forma de mirar el mundo.

Cuando empecé en la fotografía lo hice por intuición, sin detenerme a pensar qué significaba… es el tiempo el que me ha hecho entender el qué, el por qué y el para qué. Es la experiencia la que le ha dado un sentido a esta forma de vida.

La fotografía hace tiempo que dejó de ser para mi un mero “plasmar escenas” para pasar a ser un “reflejar realidades”. Entre uno y otro hay una sutil diferencia: La emoción

Da igual que sea un paisaje, una celebración, una familia, o una casa… cada uno de esos escenarios respira y me inspira, siente y me transmite. Y eso que me llega tras dejarme llevar por el momento es lo que intento capar con mi cámara.

Cada sesión de trabajo es única y especial para mi; personas que me abren las puertas de su casa, de su vida, de su alma para que capte su esencia; familias que me invitan a formar parte de los momentos más especiales de sus vidas; parejas, mujeres, hombres, niños, que no escatiman en miradas, latidos, gestos y expresiones ante mi se merecen todo mi respeto y mi admiración. Todos y cada uno de ellos han construído lo que hoy soy.

Y es que la fotografía, a través de cada una de las personas y situaciones que han pasado por delante de mi objetivo, me ha hecho sumergirme en un proceso de crecimiento personal tremendamente enriquecedor; la fotografía ha hecho que mire el mundo desde otra perspectiva; la fotografía ha hecho que mire el mundo en clave de luz: la luz del momento, la luz del lugar, y la luz de las personas.

El mundo está lleno de personas con historias. Historias que merecen ser contadas.

David Béjar

 

F a c e b o o k
T w i t t e r
G o o g l e   +